EL 12M EN GRAN CANARIA, UNA MAREA DE MAREAS

Hoy, cuando disponemos de recursos para que tod@s habitemos felizmente este mundo, arrecia un capitalismo desaforado, que ya se quita todas sus máscaras para imponernos, como en las peores dictaduras, asfixiantes condiciones en todas las facetas de la vida. Consecuencia de sus prácticas es la crisis que nos aplasta, y que se va desvelando como la normalización del abuso que las élites económicas ejercen sobre la mayoría de la población. Cuentan para ello con la servidumbre de unos dirigentes políticos que, defendiendo los intereses de ese 1%, malversan la confianza del 99% de la ciudadanía. Por este camino nos espera más pobreza, más explotación, más desprotección, más destrucción del entorno, más miedo, más sufrimiento. En definitiva un mundo peor.

Hace un año fuimos miles las personas que salimos a la calle a decir “basta”. Y en ese subversivo acto que a día de hoy es encontrarse, nos invadió la lúcida locura de desplegar ante nosotr@s el mapa de lo posible y deseable. Derrotismo y resignación mutaron en entusiamo y confianza, y decidimos no seguir pasivos ante una realidad que no merecemos. Y, aunque lentas y torpes, no hemos parado de aprender. Que no bastará con indignarse, no bastará con manifestarse y exigir a quien no tiene siquiera la intención de escucharnos; hemos de organizarnos y construir horizontalmente y desde abajo, heredando el esfuerzo y el compromiso colectivo de muchas generaciones, y sumando una, dos y todas las primaveras e inviernos que hagan falta. Aprendemos que las transformaciones que queremos no se restringen a las altas instancias ni empezarán en ellas, sino en nuestras propias vidas: ese individualismo, ese “sálvese quien pueda” que nos atraviesa, hemos de sustituirlo por solidaridad y ayuda mutua. Aprendemos que no podemos permitirnos el lujo de seguir dividid@s y dividiéndonos, principal garantía para una derrota indefinida; el desafío, entonces, también es y será moderar nuestras propias batallas de identidades, antiguas y nuevas, para poder confluir con criterio, arroparnos y trabajar junt@s por todos aquellos objetivos que nos son comunes.
Pero, como también queremos el derecho a celebrar, ¿por qué no celebrar todo eso? Que somos much@s, estamos en marcha, estamos aprendiendo, vamos confluyendo. Para celebrar junt@s, y junto a otros pueblos que despiertan, llamamos, desde el respeto a la pluralidad de identidades, al 99% de Gran Canaria a inundar las calles este 12 de mayo de 2012 en una manifestación no violenta que no pertenezca a nadie si no a tod@s, una marea multicolor de todo ese pueblo que dice “basta” y desde múltiples frentes lucha y quiere luchar por otro mundo, uno humano y justo:
En una marea roja de gente dispuesta a luchar por UN TRABAJO DIGNO Y PARA TODAS Y TODOS. Porque sabemos que culpabilizarnos de su propia crisis no es sino un hipócrita pretexto de las élites económicas para radicalizar la explotación, el abuso y el desprecio que ejercen sobre quienes realmente producimos la riqueza. No queremos sus contrarreformas laborales, ni sus desregulaciones y despidos, ni sus salarios de miseria, ni más miedo en las empresas, ni más sacrificios ni pactos sociales desastrosos; sí queremos trabajos dignos, no extenuantes, con sentido, con derechos y bien repartidos, unas relaciones laborales justas y equitativas, y, para empezar, la retirada inmediata de la última reforma laboral.
En una marea verde de gente dispuesta a luchar por UNA EDUCACIÓN PÚBLICA Y DE CALIDAD. Porque, bajo la cínica excusa de la austeridad, se está desmantelando programadamente el sistema educativo público, para convertir este pilar básico de la vida y del sistema de bienestar en un privilegio y otro más de sus negocios. No queremos ni un solo recorte presupuestario, ni más aulas masificadas, ni más despidos de personal docente, ni más eliminación de ayudas y subidas de tasas que aristocraticen el acceso a la educación, así como tampoco la creciente cooptación corporativa de la enseñanza. Sí queremos una educación pública, gratuita, universal, democrática, humanizada, de calidad y bien dotada de personal y presupuesto, que garantice a toda nuestra infancia y nuestra juventud una preparación formativa que haga de ell@s personas críticas y competentes.
En una marea blanca de gente dispuesta a luchar por UNA SANIDAD Y UNOS SERVICIOS SOCIALES PÚBLICOS Y DE CALIDAD. Porque tres de los cuatro pilares que conforman el sistema de bienestar social (Sanidad, Sistema de Prestaciones y Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia), están siendo duramente castigados por los recortes del Gobierno, lo que produce y agrava situaciones de desamparo y exclusión social, desprotege las personas más vulnerables, y prepara la privatización de servicios que se conciben como públicos y universales. No queremos recortes de presupuesto ni de personal, ni repagos que excluyen al que menos tiene, ni más precarización deliberada de los servicios como trampolín para la privatización. Sí queremos una cobertura sanitaria universal digna y de calidad, y una política social justa y protectora, que evite la pobreza y las injusticias sociales, que proyecte una intervención hacia la igualdad de oportunidades y que promueva la calidad de vida y el derecho a la salud.

 

En una marea negra de gente dispuesta a luchar por UN DESARROLLO REALMENTE SOSTENIBLE. Porque somos conscientes de que negro es el futuro que nos depara un sistema de producción y consumo puesto al servicio del ciego afán de lucro de unos pocos. No queremos encadenarnos a un modelo energético volcado en los combustibles fósiles, ni más depredación urbanística del territorio, ni más aeropuertos, centros comerciales y demás superfluos, ni la privatización del agua, ni un sector alimentario secuestrado por multinacionales. Sí queremos energías limpias al alcance de tod@s, protección consecuente del territorio, soberanía alimentaria y agroecología para este y todos los pueblos, y, en definitiva, una gestión por tod@s y para tod@s de los recursos y bienes naturales.

 

En una marea violeta de gente dispuesta a luchar por UNA IGUALDAD REAL DE TODAS LAS PERSONAS. Porque solo habrá progreso si este es para todas y todos. No queremos más discriminación ni violencia hacia las personas por razones de sexo, identidad sexual, nacionalidad, cultura, religión, creencias, capacidad funcional o edad; no queremos más acoso y encarcelamiento de nuestr@s vecin@s por venir de otros países. Sí queremos un mundo plural y respetuoso con la diversidad humana, y un sistema político y jurídico que lo garantice.

En una marea amarilla de gente dispuesta a luchar por un sistema POLÍTICO Y ECONÓMICO MÁS HUMANO. Porque la economía que actualmente impera, una violenta barbarie sin control que condena a la pobreza y a la precariedad a la mayor parte de los pueblos, perdura gracias a la complicidad del sistema político y los gobiernos actuales. No queremos más evasión fiscal de las grandes fortunas, ni más rescates a bancos con nuestro dinero, ni más prebendas a la patronal, ni más corrupción, al tiempo que se nos desaloja de nuestras casas y se agrede a la ciudadanía por manifestarse. Sí queremos auditoría de la deuda, supresión de los paraísos fiscales, distribución justa de la riqueza, mayor regresividad fiscal, presupuestos públicos transparentes y participados; en definitiva, una economía que no someta a las personas, sino que se ponga, por fin, al servicio de estas y de la ética, y una política que permita a la población ejercer su verdadera voluntad.

 

Consecuentes con el espíritu de esta celebración, proponemos también una oportunidad más para encontrarnos y enriquecernos: después de la manifestación, compartiremos de nuevo la plaza pública, que es de tod@s, para realizar tantos foros temáticos como mareas haya. Necesitamos mucho diálogo para seguir aprendiendo y avanzando.

 

Hay motivos para vislumbrar una sociedad mejor, pues cada día somos más quienes tomamos conciencia de la situación real y le hacemos frente a la altura de nuestras posibilidades. Poco a poco, haremos confluir y elevar nuestras mareas hasta dejar bien abajo este inhumano y violento sistema que nos envuelve. El futuro no está escrito: nos corresponde escribirlo a nosotr@s y a hacerlo ahora, en los centros de trabajo, en escuelas y universidades, en las plazas, en las calles y en nuestros propios hogares. En todas nuestras cotidianas luchas por ese otro mundo justo, posible y necesario que esta era quiere parir y terminará pariendo. ¡Salgamos a celebrarlo, salgamos a trabajar!

NOTA: La manifestación partirá a las 18:00 horas del sábado 12 de mayo desde la C/León y Castillo a la altura del Parque Doramas, y se dirigirá por esa misma calle hacia el Parque de San Telmo, donde finaliza. A continuación e independientemente de esta, se celebrarán los foros temáticos de las mareas en el Parque de San Telmo.

 

Más información sobre el Movimiento 15M en Gran Canaria en: http://15mgrancanaria.org/