Carta abierta a la gente del PCPE y de izquierdas anticapitalista: Un acto de generosidad que puede ser clave

El próximo domingo 7 de junio nos jugamos que llegue al Parlamento Europeo la voz de la gente trabajadora de todos los pueblos que conforman hoy en día la España impuesta a través de un monarca, puesto a dedo por Franco, y por una Constitución pactada entre los franquistas y los entonces nuevos políticos “profesionales” del PSOE y el PCE.

Esta oportunidad no es algo que pase cada día y, por tanto, es en momentos como estos donde se demuestra el compañerismo del que tanto hablamos.

Todos y todas sabemos que, hace un tiempo, gente de Iniciativa Internacionalista estuvo hablando con gente de sus organizaciones para ver qué posibilidad había de ir conjuntamente a las elecciones. No fue posible por los motivos que fueran y, en consecuencia, se sacar adelante tres candidaturas con un claro discurso de superación de los límites políticos, territoriales, económicos y sociales impuestos por el capitalismo español y para hacer frente a la actual Europa del Capital que se está construyendo.

Han pasado las semanas y, tras varios tropiezos con la Fiscalía del Estado y el Tribunal Supremo, finalmente todas las candidaturas podemos concurrir a las elecciones.

De hecho, todos y todas nos hemos ilusionado y estamos poniendo nuestro tiempo y dinero para dar a conocer nuestra propuesta. A pesar de todo, es por todos sabido que sólo Iniciativa Internacionalista tiene posibilidades reales para conseguir representación.

Esto no les quita razones, y para nosotros, gente trabajadora igual que vosotros, merece el mayor respeto para su proyecto y su organización.

Aún diré más, si no hubiera existido Iniciativa internacionalista, seguramente yo mismo hubiera estado en la lista de izquierda anticapitalista, ya que pensaba que mejor que hubiera alguien como ustedes que se presentara a las elecciones, aunque no tuviera posibilidades, que no tener ninguna candidatura que reclamara un cambio de sistema.

Hubiera actuado de la misma manera si los compañeros y compañeras del PCPE me hubieran pedido mi nombre para su lista. De hecho, en un acto en Sabadell pude charlar con un compañero vuestro con el que he compartido experiencias de lucha laboral.

Finalmente, apareció Iniciativa Internacionalista y opté por esta candidatura porque estaba seguro que si lográbamos pasar sería una bofetada pequeña, pero importante, al gobierno español del PSOE, al PP, a su Ley de Partidos y a todos los políticos “profesionales” de aquí o de Bruselas.

Ya hemos conseguido esta victoria, y debo decir que es una victoria de todos y todas y que no estamos sobrados de victorias. Ahora necesitamos volver a vencer consiguiendo un eurodiputado o eurodiputada. Sería terrible que por unos miles de votos nos quedasemos a las puertas de poder hacer llegar al Parlamento Europeo a uno de los nuestros, que también es uno de los suyos. Porque, nos guste o no, tanto ustedes como nosotros siempre coincidimos en las mismas manifestaciones, campañas y movidas.

Por este motivo le pido que haga un acto de enorme generosidad y que, pocos días antes de llegar al día 7, cuando ya haya hecho todo el trabajo para que se sienta su proyecto y su organización, haga un llamamiento a todos y todas sus votantes para que depositen finalmente la papeleta de Iniciativa Internacionalista.

Nuestra, vuestra, la izquierda que representamos, ha sido toda la vida plagada de actos de generosidad de personas y colectivos que han puesto sus ganas de cambiar las cosas, su poco dinero y, en muchos casos, la estabilidad en sus trabajos y su integridad física para intentar mejorar las condiciones de vida del colectivo del que formamos parte, del pueblo del que formamos parte.

Un acto de generosidad como éste mostraría su grandeza de miras y haría que todas las personas que estamos cada día picando piedra para intentar cambiar el mundo de base estuviéramos un poco más unidas y, por tanto, un poco más fuertes ante los caciques de ayer y de hoy.

Josep Garganté

Revolucionando conciencias.