Cuba y Democracia

En Esta Sección recogeremos las joyas que con respecto a cuba y la democracia, nos demuestran como nos cuentan todo al revés.

La carta de Silvio Rodríguez al diario español “El País”

El cantautor cubano Silvio Rodríguez envió este artículo hace varios días al diario El País, de España. Su misiva a la dirección del diario español era la siguiente:

Sent: Saturday, May 15, 2010 11:37 AM
Subject: De Silvio Rodriguez, CUBA

Sr. Director de El País:

Le remito un breve artículo de opinión que se suma al debate sobre la llamada plataforma para democratizar   a Cuba,    en el   que han intervenido los escritores Arturo Arango y Rosa Montero. Mi intención es que lo publique, si lo tiene a bien.

Muchas gracias por su atención. Cordialmente,
Silvio Rodríguez Domínguez, trovador cubano.

Cortina de Albahaca

Según él comentó a Cubadebate, “hoy por la mañana recibí la siguiente respuesta de El País: ‘Recibido. Un saludo’ y después un machón oficial que dice que están en su derecho cambiar y reducir los artículos no solicitados, etc, etc. Yo creo que hice bien en darle otro camino”. Y aquí está.

Un grupo de artistas y escritores españoles ha lanzado una plataforma para democratizar a Cuba. Y cuando un cubano opina diferente, decretan que sus argumentos son cortinas de humo de la dictadura que padece y lo comparan con los franquistas. Pero los dioses parecen haberles castigado. Porque, precisamente por haberse atrevido a investigar los crímenes del franquismo, el Consejo General del Poder Judicial acaba de suspender al juez Baltasar Garzón de la Audiencia Nacional de España. Esta sentencia es un golpe durísimo a una democracia desde la que se pretende juzgar o mandar a juzgar los supuestos defectos ajenos, pero ojo con quien toque a los propios.

El veto a Garzón, considerado un héroe, ocurre en el mismo país que hace pocos años dio al mundo una verdadera lección de democracia, al votar contra el partido gobernante que los metió en una guerra injusta, haciendo oídos sordos a enormes manifestaciones populares. Personalmente no me explico cómo estas personalidades han llegado a la conclusión de que la política hacia Cuba debe ser la del aislamiento y el bloqueo. Es como si desconocieran que hace medio siglo esa misma política no ha logrado mover ni un milímetro la determinación de la mayoría de los cubanos.

Por otra parte, los cubanos también queremos cambios, pero consensuados por nosotros. Esas transformaciones ocurrirán más temprano o más tarde y la única política capaz de acelerarlas es el fin del bloqueo. Todo lo que se nos haga con asedio y presiones no podremos considerarlo a nuestro favor, sino como un insulto a nuestra autodeterminación, una injerencia inadmisible en nuestras vidas. Tantas agresiones y amenazas nos han enseñado que la supervivencia pasa por una sociedad orgánica, íntegra, indivisible. Así hemos salido airosos de embates artificiales y naturales. Pero sabemos que somos el resultado de un apremio, por vivir acosados. No creemos en un gobierno centralizado para siempre. Más bien solemos verlo como un concepto de emergencia, un mal necesario que el camino de la emancipación nacional nos ha impuesto para sobrevivir. El fin del bloqueo nos despejará profundamente, creando condiciones para que avancemos también en el concepto democrático. Subrayo que no quiero decir que sólo sin el bloqueo seremos más democráticos, sino que estoy seguro de que así lo conseguiremos más pronto.

La flamante plataforma propone aislar aún más a Cuba y agravar nuestra ya precaria economía. Pretende convencer al mundo de que la asfixia resolverá nuestros problemas. Su hipotético éxito significaría mucho más sufrimiento para nuestro pueblo, que lleva medio siglo enfrentando todo tipo de dificultades. Nuestra larga experiencia en “propuestas” foráneas nos dice que esta acción no es más que un nuevo artilugio para obligarnos a hacer lo que otros consideran que debemos hacer. Partiendo de que se trata de personas bien intencionadas, no sé cómo no entienden la ofensa de pretender que nos volvamos como ellos, con las reservas que despiertan esas democracias de banqueros ladrones y ejércitos ocupantes. Para colmo, cuando respondemos que no estamos de acuerdo, pretenden negarnos el derecho a que se nos escuche, porque todo lo que no razone como ellos -dicen- viene contaminado de dictadura.

Capitaneados por un gran escritor peruano con un largo historial reaccionario, ciertos intelectuales españoles han decidido gastar más horas elucubrando cómo hacernos daño que investigando hasta qué punto viven en una democracia. Algunos parecen más preocupados por Orlando Zapata -un hombre que tuvo el valor de escoger su propia muerte y enfrentarla- , que de los más de cien mil españoles asesinados en la era de Franco. Es triste ver lo poco que les interesa profundizar en la realidad cubana, cuando sus conclusiones son las mismas que las de los peores enemigos de nuestra dignidad. Por eso acabo admitiendo que esta página efectivamente es una cortina, no de humo pero sí de albahaca, contra la fetidez de su pretendida salvación.

Silvio Rodríguez Domínguez,
La Habana, 15 de mayo, 2010.

Cuba: Según UNICEF país latinoamericano con mejor calidad para la infancia.

En los últimos años Cuba alcanzó resultados positivos en importantes indicadores referentes a la protección de la infancia, lo que la convierte en el país de América Latina con mejor calidad de vida para los niños. En el planeta, millones de menores sufren la falta de escolarización y de vacunación contra enfermedades prevenibles, además de ser víctimas de explotación laboral y sexual en las redes internacionales de prostitución, ninguno es cubano, afirmó José Juan Ortiz, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en la isla caribeña.

Hoy tenemos esos temas pendientes en muchas partes del mundo, y por tal razón no podemos estar satisfechos y debemos seguir denunciando todos los años la vulnerabilidad infantil, dijo.

Por tanto, en los ámbitos cuantitativo y cualitativo puede decirse que la Convención de los Derechos del Niño se aplica muy bien en Cuba, hoy un ejemplo para Latinoamérica, aseguró Ortiz a la televisión local.

Es cierto que todo es perfeccionable y en eso influye el trabajo de la UNICEF en la nación caribeña junto al Gobierno, dijo el funcionario, quien enfatizó que la mayor de las Antillas es el mejor de todos lo países de la región, de ahí que sea el paraíso de la infancia en América Latina.

En su intervención en el III Encuentro Internacional sobre Protección Jurídica de los Derechos del Menor, efectuado en esta capital, Ortiz subrayó que la isla a pesar del subdesarrollo económico es un paradigma en la aplicación de la Convención de los Derechos del Niño.

Ortiz enfatizó que Cuba no es un país rico, pero esto no interfiere en su empeño por garantizar la protección a la infancia, algo posible gracias a la voluntad política de las autoridades de la mayor de las Antillas.

No se trata de una cuestión de recursos financieros, si existe voluntad este compromiso se convierte en prioridad; es así como funciona en la nación caribeña, destacó el funcionario de la UNICEF.

Ortiz recordó que de los más de un millón de menores detenidos en el mundo, a más de la mitad no se le ha efectuado juicio alguno.

Debemos estimular a que todos los gobiernos se comprometan en la protección de los derechos de la infancia; si se violan los derechos de un niño en un país, se viola el derecho de todos los niños del planeta, enfatizó.

Un nuevo Código de la Familia

La protección y respeto a los derechos de los menores y adolescentes sigue siendo hoy una prioridad del Gobierno de Cuba, de ahí que las autoridades trabajen en la modificación del Código de Familia.

Esta norma estará dirigida a adecuar sus preceptos a los principios de la Convención de los Derechos del Niño, y a todo lo establecido por el derecho internacional contra la discriminación de la mujer.

Con este fin se elabora un anteproyecto de Código de Familia; en tal empeño laboran la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia, la Unión Nacional de Juristas de Cuba y la Federación de Mujeres Cubanas.

La nueva Ley -explicó- debe establecer expresamente los derechos que tendrían los niños sujetos al régimen de patria potestad, aspecto no contenido de manera explícita en la norma actual.

Entre esos se pueden mencionar el derecho a la protección frente a la violencia sicológica y física, abuso sexual, trato negligente y explotación.

El documento promueve la activa interacción de los niños en la vida familiar y la posibilidad de defender sus criterios, ser escuchados y recibir argumentos convincentes sobre cualquier situación.

Una de las novedades del futuro Código de Familia será una regulación para los padres, con el deber de educar siempre a sus hijos con métodos y maneras moderados, es decir, sin acudir a la violencia física, maltrato psicológico, ni tratos humillantes, enfatizó la funcionaria de la FMC.

El anteproyecto en estudio también establece la remisión a la ley penal a los casos de padres que por diferentes razones incumplan con sus deberes o aquellos que se extralimitan en la corrección de sus hijos.

De acuerdo con la Fiscalía General de la República de Cuba la realidad de los menores cubanos es totalmente ventajosa porque la protección de sus derechos comienza desde la concepción.

El esquema nacional de salud garantiza a todas las madres una atención especializada durante la gestación y después del nacimiento asegura que los infantes sean vacunados de manera gratuita contra más de 10 enfermedades.

Cuba cuenta con el mayor porcentaje de maestros e instructores por habitantes, lo cual permite desde la edad preescolar que los niños asistan a las escuelas y círculos infantiles (guarderías), donde se garantiza su formación integral.

 

¡¡GOL de Cuba en el Mundial de Sudáfrica!!

Andrés Marí | Para Kaos en la Red | Hoy a las 13:39 | 218 lecturas

Gústenos o no, pensemos lo que pensemos, y a pesar de todas las manipulaciones que los grandes medios hagan con el Mundial de Sudáfrica, la celebración futbolística es un acontecimiento que no debemos obviar. Más allá de la alienación con que los intereses capitalistas han convertido la fiesta del fútbol, nunca podremos olvidar el arraigo de ésta en las grandes masas populares, y son éstas la esencia vital de nuestras luchas. Por ello pienso que debemos seguir imaginando los aportes que podríamos extraerle a este evento.

Puede ser deseando que gane la República Popular y Democrática de Corea. Es sólo un deseo para trasmitir otras cosas, como nos comentaba Aníbal. Puede ser aclarando principios, dignidad e inteligencia, como nos pedía Manel. Puede ser de múltiples maneras, porque sólo es posible concentrar esperanzado, o reunir, el debate de izquierda ante lo que “existe” ahora mismo en nuestro mundo globalizado cuando asumimos los retos del poder que nos imponen los grandes medios. Ignorarlos sería una ingenuidad.

No nos engañemos. Los pueblos, infantilizados, no consultan mayoritariamente las vías alternativas de información. No obstante, ello no significa que todas las personas  sean siervas del capital, no, no son lacayos, sencillamente son lo que pueden, y nosotros estamos obligados a marchar con ellos y ofrecerles, con nuestra proverbial humildad, y hasta en nuestra más grande limitación, lo que podamos, todo lo que podamos, como un intento, aunque también pueda ser infantil, donde podamos imaginar algún acercamiento. Nunca debemos olvidar que también nosotros somos niños en nuestras luchas.

Quizás sea un acierto que nos llenemos de noticias sobre el Mundial, de nuestro Mundial, como ya han hecho muchos compañeros aquí mismo en Kaos. Tal vez, no hay nada seguro, que ello sea una vía para “existir un poco más” en estos momentos donde el imaginario mundial está pendiente de lo que sucede en Sudáfrica.

Creo ver una muestra de ello en el artículo publicado en el periódico Granma, de Cuba, por el periodista Oscar Sánchez Serra. Por creer algo en esas posibilidades me remito a transcribir una buena parte de lo escrito en el matutino cubano:

“El 26 de julio de 1991 el destacado luchador africano Nelson Mandela le dijo al pueblo cubano, en la ciudad de Matanzas:

El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África… Su invariable compromiso con la erradicación sistemática del racismo no tiene paralelo… ¿Qué otro país puede mostrar una historia de mayor desinterés que la que ha exhibido Cuba en sus relaciones con África?… Nosotros en África estamos acostumbrados a ser víctimas de otros países que quieren desgajar nuestro territorio o subvertir nuestra soberanía. En la historia de África no existe otro caso de un pueblo que se haya alzado en defensa de uno de nosotros.

Y añadía Mandela: La presencia de ustedes y el refuerzo enviado para la batalla de Cuito Cuanavale tienen una importancia verdaderamente histórica… ¡La aplastante derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale constituyó una victoria para toda África!… ¡Esa contundente derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale dio la posibilidad a Angola de disfrutar de la paz y consolidar su propia soberanía!… ¡La derrota del ejército racista le permitió al pueblo combatiente de Namibia alcanzar finalmente su independencia!… ¡La derrota del ejército del apartheid sirvió de inspiración al pueblo combatiente de Sudáfrica!… ¡Sin la derrota infligida en Cuito Cuanavale nuestras organizaciones no hubieran sido legalizadas!… ¡Cuito Cuanavale marca un hito en la historia de la lucha por la liberación del África austral!… ¡Cuito Cuanavale marca un viraje en la lucha por librar al continente y a nuestro país del azote del apartheid!

Entonces, entre tantas otras cosas más de lo dicho por Mandela, podemos inferir  que África no tendría un mundial de fútbol y seguiría separada de toda organización deportiva internacional si no se hubiera acabado con tan repudiable política.

Por eso, nos sentimos parte de la alegría que brinda la fiesta sudafricana, porque con toda humildad, cuando disfrutemos de cada uno de los 64 partidos del Mundial sentiremos satisfacción de saber que por allí andará el gran gol de Cuba.

Fidel nos decía el 2 de diciembre de 2005: “Cuba cumplió con lo que dijera el insigne líder del anticolonialismo Amílcar Cabral: ‘Los combatientes cubanos están dispuestos a sacrificar sus vidas por la liberación de nuestros países, y a cambio de esa ayuda a nuestra libertad y al progreso de nuestra población lo único que se llevarán de nosotros son los combatientes que cayeron luchando por la libertad”.